Las claves del éxito de Ben Clanton y su unicornio marino

Las divertidas aventuras de un narval junto a su amiga medusa han llamado la atención, tanto de los lectores pequeños como de los adultos. Una premiada serie de libros que ya suma cuatro números, dos de ellos publicados en español gracias a Editorial Juventud.

Por Diego Hidalgo U.

 

Ben Clanton (Portland, 1988) ya acumula varios títulos bajo su autoría, de los cuales se han publicado, hasta ahora, dos en español por Editorial Juventud. Uno de ellos es Narval, unicornio marino (Juventud, 2018), reconocido el 2017 con el afamado premio Eisner, en la categoría cómics para primeros lectores, y luego, su continuación, Supernarval y Medu Shock (Juventud, 2019). Ambos forman parte de una serie que trata sobre las aventuras de Narval y Medu, dos entrañables amigos que habitan en el fondo del mar.

“Que Narval y Medu encuentren nuevos amigos y lectores alrededor del mundo es algo surreal para mí. Me gusta soñar en grande, pero esto definitivamente ha llegado más allá de mis expectativas. Ha sido una gran sorpresa”, contó el ilustrador y escritor Ben Clanton en una entrevista publicada en el blog de Biblioteca Viva. Aunque Clanton no esperaba el resultado obtenido hasta hoy, lo concreto es que el éxito alcanzado ha sido justificadamente merecido por una serie de aspectos que dan señales de la creatividad del autor, quien reconoce entre sus referentes a grandes exponentes de la literatura infantil y juvenil como Maurice Sendak, Oliver Jeffers, Isol y J. K. Rowling.

El primer número de esta serie de libros para niños fue premiado con el galardón más importante que pueden recibir las historietas, el Eisner, aunque no es un cómic propiamente tal. Las locuras de Narval y Medu se exponen de forma novedosa a través de un formato híbrido que toma elementos de un álbum ilustrado a ratos y de una tira cómica en otras oportunidades: “La extraña mezcla de formatos que resultó creo que calza mucho con la personalidad y punto de vista de Narval”, reflexiona el autor, quien además consideró algunas páginas destinadas a la no ficción informativa, donde se entregan interesantes y entretenidos datos de animales marinos, porque “la mayoría de las personas con las que hablaba no sabían qué era un narval”, explica. Y es que tomar a este particular animal como protagonista de una obra infantil es otra de las originalidades que hacen destacar a esta historia.

 

«Narval, unicornio marino» (Juventud, 2018) y «Supernarval y Medushock» (Juventud, 2019).

 

Un día Clanton –un obsesionado de los misterios del mar y de los waffles, ambos elementos importantes dentro de sus creaciones–, revisó un libro llamado Polar Obsession (National Geographic Society, 2009), del destacado fotógrafo canadiense Paul Nicklen, que contenía un recopilatorio de impresionantes imágenes de animales del Ártico. Así descubrió a los narvales, especies marinas de gran tamaño, con la particularidad de que los machos lucen un colmillo muy largo, que a simple vista parece un gran cuerno. Para Clanton estos animales significan “un recordatorio de lo extraordinario que puede ser este mundo” y por ello los tomó para crear Narval, unicornio marino.

Un libro azul de trazos simples. Ilustraciones sencillas del fondo del mar que emulan ser dibujadas por un niño. En esta primera entrega se nos muestra, a través de cuatro capítulos, cómo Narval entabla amistad con una medusa llamada Medu, formando así un asimétrico dúo. El narval es mágico, bromista, fantasioso y aventurero, mientras que la medusa es incrédula, malhumorada, racional y miedosa. Pese a todo –y como una gran lección de tolerancia a la diversidad–, logran una entretenida amistad que los hace vivir distintas aventuras narradas en viñetas cómicas que hasta ahora acumulan cuatro libros, dos de ellos traducidos al español.

El segundo número, Supernarval y Medu Shock, llega para satisfacer las ganas de continuar leyendo estas graciosas aventuras. Ben Clanton toma el imaginario de los superhéroes, incluso hace algunas referencias al mundo de Marvel y DC Comics, pero sumándole su ya característica originalidad. Aquí no hay picaduras de araña ni sed de vengar la muerte de un ser querido, solo están las ganas de convertirse en un superhéroe, como lo han deseado muchos niños alguna vez. Tampoco tienen superpoderes, aunque queda claro que no hay nada que la aventajada imaginación de los personajes no pueda lograr. Narval y Medu se pasean entre las páginas fantaseando ser un dúo justiciero, con capas, antifaces, identidades secretas y hasta forman su propia agrupación de héroes al estilo de la Liga de la justicia. Todo como una encantadora excusa para hablarnos, con divertidos chistes y juegos de palabra, de las capacidades que a veces desconocemos tener o que por diversos miedos no nos atrevemos a desarrollar.

En ambos libros se construye un relato sobre la importancia de la amistad y de no detenerse ante el temor de ser rechazados. También es una invitación a acercarse al optimismo, y a considerar la imaginación y la creatividad como armas importantes para alcanzar nuestros objetivos. El autor logra construir estas ideas a través de las personalidades de sus dos personajes principales con un sentido del humor que cautiva tanto a niños como a adultos.

 

«Supernarval y Medushock» (Juventud, 2019)

«Narval, unicornio marino» (Juventud, 2018)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como una forma de alimentar nuestra impaciencia, hay dos números que aún no han sido publicados en español: Peanut Butter and Jelly (Penguin Random House, 2019), donde Narval deja atrás su gusto por los waffles y se obsesiona con la mantequilla de maní –al punto de querer cambiarse el nombre por el de su nueva comida favorita, aunque Medu no está tan segura de que sea una buena idea– y Narwhal’s Otter Friend (Penguin Random House, 2019), donde se suma una nutria como nuevo integrante del grupo (pese a que Medu no se muestre muy abierta a conocer nuevos amigos).

Todo indica que próximamente podremos seguir conociendo las aventuras de Narval y Medu en español. Mientras tanto, no queda otra que contagiarnos del optimismo que sus historias inspiran y esperar pacientemente para volver a cautivarnos con este unicornio marino y su gelatinosa mejor amiga.

Este artículo fue publicado en agosto de 2019 en el boletín n° 9 del comité de valoración de libros Troquel.

Posted in

Troquel

Deja un comentario